La moda de los selfis: CamMe

Captura

 

Dentro de la moda de los selfies existe la posibilidad de hacernos una foto individual pero, en la mayoría de las ocasiones, muchas de las fotos que se realizan tienen que ver con reuniones familiares, reuniones de amigos, fiestas, conciertos, etc. Es por ello que muchas de las fotos que subimos a nuestra redes sociales o enviamos a nuestros amigos cuentan con más de persona, ya sean grupos, familia, etcétera

Llegados a este punto, no es raro que a alguien se le ocurriera la idea de crear una aplicación para poderse hacer fotos de cuerpo entero y también en grupo. Sin embargo, el problema está en que alguien tiene que hacer la foto y, como no podía ser de otra manera, esta aplicación CamMe soluciona por completo ese pequeño aspecto.

La solución que aporta esta app está en que no tenemos que tocar el teléfono para nada. Permite, a través de una serie de gestos que realiza la persona que se quiere tomar la foto, desde medio metro hasta 5 m de distancia del aparato, reconocer el movimiento de ese gesto, identificarlo y realizar la foto. Ese gesto consiste en elevar y cerrar la mano para activar la cámara.

Gracias a CamMe podremos hacernos fotos de cuerpo entero, secuenciales como las que realizan los fotomatones, etcétera. Todo para que solo tengamos que preocuparnos de colocarnos ante nuestro móvil, hacer la mejor foto y que del resto se ocupe el programa, no teniendo que preocuparnos de sí hay algún de vibración manual que haga que la foto salga movida.

Como no podía ser de otra manera, esta aplicación está dirigida para iPhone y iPad. Es gratuita aunque sólo está disponible en inglés. Según las especificaciones de la propia aplicación, requiere IOS 7.0 o posterior, siendo compatible con iPhone iPad y iPod Touch.

Para todos aquellos que quieran tener un recuerdo de una reunión de amigos, de la familia, etcétera ya no hay excusa para no bajarse esta aplicación y hacer una foto que, además de buena calidad, no faltará nadie en ella, no saldrá movida y la podremos controlar de una manera muy sencilla, realizando la foto con un simple gesto de nuestra mano.

Snap Remote

La tecnología avanzada rápidamente, casi demasiado de prisa, haciendo que muchos dispositivos queden obsoletos al poco tiempo de salir al mercado. Ejemplo de ello son los teléfonos móviles, para los que constantemente está saliendo todo tipo de apps que extraen todo el potencial de ese pequeño ordenador al que llamamos móvil.

Uno de los usos más importantes del teléfono móvil, aparte de las llamadas y el acceso a Internet, son los selfies, que se envían a las redes sociales y otras páginas a miles y miles de fotos diariamente. Es por ello que las apps relacionadas con el uso fotográfico del teléfono son de las más descargadas.

Entre las últimas aplicaciones que han aparecido en el mercado está el Snap Remote. Esta aplicación nos permite realizar una foto a distancia, lo que elimina de un plumazo el tener que andar con un palo o con cualquier otro tipo de elemento para hacernos la deseada foto. La diferencia con otras aplicaciones es que esta precisa de un disparador de fotos remoto, que conectamos al móvil y, mediante la pulsación de un botón, nos haríamos directamente la fotografía.

Esta App está desarrollada para iPhone y para iPad. Lo positivo que tiene es que está en diferentes idiomas, incluido el español, lo que facilita su conocimiento y uso del mismo. También es interesante indicar que requiere ios 6.0 o posterior y, sobre todo, señalar que es compatible con iPhone, iPad y iPad y iPod touch.

Como podemos observar, la evolución de las aplicaciones fotográficas para los móviles más potentes que hay en el mercado cada vez son mejores y, sobre todo, ayudan a que la fotografía que tomamos se realice en mejor, sea mucho más nítida y, sobre todo, se eviten los tan molestos movimientos que hacen que la foto, cuando la vemos en el ordenador, salga movida y no haya posibilidad de arreglarlo.

Este tipo de tecnología y de aplicaciones tiene de positivo que elimina elementos superficiales que, al final, lo único que hacen es ser un poco molestos porque los tenemos que llevar en el bolsillo, en el bolso y no son nada cómodos. Snap Remote es una buena solución si queremos hacernos un selfie perfecto, con seguridad y, sobre todo, controlando hasta el último momento todos los detalles de la foto.

¿Qué buscamos con ellos?

Los selfies inundan todo aquello que nos rodea. No sólo las redes sociales están saturadas con este tipo de fotografías, que se suben a miles o a millones cada día. La exposición social es cada vez más importante y también lo es el tratar de entender qué es lo que se busca a la hora de realizar una auto foto.

Si analizamos un poco la cuestión, nos podemos dar cuenta de que existen varias motivaciones para que la moda de los selfies sea mucho mayor, esté aumentando y se cree una necesidad en las personas para hacerse fotos, para subirlas en nuestro blog, página web, red social o cualquier otro tipo de página que nos conecte con otros.

Por un lado, la más evidente y la más obvia, es que las grandes empresas de telefonía móvil buscan vender un producto, en este caso un teléfono y, para ello, es importante ofrecer algo más y ese algo más es la cámara integrada que lleva el mismo. Nos venden la creencia de que la cámara que tiene instalada puede hacer que cada uno de nosotros nos convirtamos en fotógrafos expertos.

Por supuesto, nos hacen sentir que pulsando sobre la pantalla con nuestro dedo o a través de un control remoto o el palo, podemos hacer una foto perfecta y cada vez más mejoran la óptica, aumentan los megapíxeles, etcétera. Lo que hace que deseemos comprar ese móvil con mejor cámara, con mejores aplicaciones etcétera.

También es importante tener en cuenta la necesidad que existe, sobre todo entre la población más joven, de mostrar su vida como una forma de relacionarse con sus compañeros, amigos, etcétera y mostrar una parte de nosotros, que puede ser real o ficticia. El problema es que, en muchas ocasiones, esa necesidad de estar constantemente subiendo fotografías a nuestra red social puede ser un síntoma de inseguridad, de falta de confianza en uno mismo o, sencillamente, mostrar algo que nos gustaría pero que en realidad no existe.

A todo esto se suma que la publicidad ha encontrado en esto un filón muy interesante para poder vender sus productos y es por ello que ha apostado desde hace tiempo, como estrategia, realizar una publicidad muy cuidada desde el punto de vista fotográfico, que parece muy inmediata y muy cercana.

Ejemplo de esto está en la moda y, sobre todo en muchas mujeres y hombres que utilizan las redes sociales para dar a conocer las nuevas tendencias que hay en el mercado y las futuras, subiendo modelos de una tienda, de un diseñador o de una casa muy concretas. Esto hace que, al poder compartir estos selfies, la capacidad para llegar a un potencial cliente es muchísimo mayor, siendo menor la necesidad de invertir dinero en campañas publicitarias.

Como podemos observar, la moda de los selfies ha pasado de ser algo particular, personal, familiar, para convertirse en una estrategia comercial, en un producto y en un negocio que, cada vez más, está para quedarse entre nosotros.

El palo busca algo más

Uno de los elementos más utilizados a la hora de realizar un selfie con nuestro teléfono móvil es el palo, sin lugar a duda. Antes de la aparición de este elemento que todos conocemos, hubo unos intentos de realizar algo parecido. Sin embargo, la tecnología no era la que es hoy día y por eso no consiguieron encontrar su espacio dentro del mundo de la telefonía y de la fotografía asociada a la misma.

Desde hace unos años para aquí, gracias a la mejora de las cámaras fotográficas de los móviles, han aparecido palos para selfies mejor diseñados, con disparadores incluidos en el diseño del mismo, etcétera. Ha habido un boom en torno a su venta, que se ha multiplicado y es raro no encontrar a una persona que disponga de uno de estos elementos.

Sin embargo, este dispositivo tiene una serie de inconvenientes que hacen que, poco a poco, vaya siendo relegado por aplicaciones fotográficas que toman la foto gracias a un gesto de la mano o ayudados por un disparador automático, lo que evita las habituales fotografías movidas.

Entre los inconvenientes más destacados están, entre otros, que por muy ligero que sea, no deja de ser un elemento molesto para llevar en un pantalón o en un bolso. Por otro lado, es muy complicado hacerse un auto foto de calidad o perfectamente nítida y sin movimiento cuando estamos sosteniendo nuestro móvil a 40 cm de nosotros con una sola mano.

Por otro lado, es importante, a la hora de comprar un palo para selfies, que éste sea de calidad y, los que hay en el mercado con la calidad suficiente, suelen ser un poco caros. Es por ello que la gente apuesta por otros de inferior calidad, lo que hace que, en muchas ocasiones este se rompa, se doble o no funcione como debería.

Es por ello que la moda de los selfies busca algo más, el palo se va desterrando poco a poco y se va guardando en los cajones. El boom de este elemento ha tenido su momento y las tecnología va ayudando de una manera muy positiva, sobre todo, a través de aplicaciones para qué las autofotos que nos tomamos mejoren en la calidad y nos ayuden en muchos aspectos fotográficos para qué, cuándo subamos el resultado a las redes sociales o lo compartamos con nuestra familia o amigos, sean perfectas.