¿Qué se esconde tras el selfie?

julio 16, 2016 Desactivado Por carlos

La tendencia del selfie ha  revolucionado la vida de millones de personas, no solo adolescentes y jóvenes, el selfie está cada vez más extendido entre personas de más edad. Como tal, el término se hizo popular a partir del siglo XXI como consecuencia de la revolución de las nuevas tecnologías y desde entonces se ha incluido como una palabra más en el vocabulario del día. Tanto es así que el Diccionario Oxford la consideró la palabra del año 2013 y la incorporó dentro del idioma inglés.

serfiComo todos sabemos, el selfie como ha ido desarrollándose como un fenómeno de redes sociales, pero ¿qué es lo que realmente hay detrás? Estudios realizados por psicólogos de prestigio anuncian que el selfie es en realidad un mecanismo de autoafirmación para las personas. La tendencia a compartir nuestros momentos, logros, anécdotas y, en definitiva, a que nuestra vida esté expuesta, revela que detrás existen personas con baja autoestima. Si lo pensamos tienen toda la razón.

Cada vez son más los jóvenes que comparten sus vidas día a día en las redes, a tiempo real y cada vez a edades más tempranas. De esta forma, el selfie se ha convertido en el primer mecanismo de construcción de la identidad. A través de nuestros selfies expresamos quienes somos o qué queremos ser y lo exponemos a los demás para recibir su aprobación a través de los likes. Y aunque siempre hemos visto las redes sociales como un símbolo de juventud, cada vez hay más personas maduras que lo utilizan, no solo por temas de trabajo, también por diversión y entretenimiento. Por ello, no es raro ver que tanto padres como  hijos utilizan esta técnica del selfie para comunicarse entre ellos y comunicarse con los demás.

Publicar nuestras vidas a través de los selfies en redes sociales como Instagram, Facebook o twitter, se ha convertido en una tarea obligatoria casi a diario, nuestras vidas quedan expuestas y somos nosotros mismos los que lo consentimos, debemos conocer nuestros límites y saber cuando estamos exponiendo demasiado sobre nosotros mismos. Recuerda, una cosa es compartir y otra exhibir nuestra vida diaria. Haz selfies y compártelos, pero siempre con responsabilidad y conociendo los límites.